Calaverita. . .


Estaba sentada Samanthita
Rascándose la pancita
Como si fuera budita
A ver si le daba suerte
Y se sacaba la quinielita.

Al otro día decepcionada
Vio que no se saco nada
Al ver esto la calaca
La invito al panteón
Le dijo vámonos de reventón
Va a ver caguamada
Samanthita entusiasmada
Como era muy gorrerita
Acepto encantada
Y se fue detrás de la catrina

Ya entradas en confianza
Tomaban y se carcajeaban
La Samantha hasta le conto lo de su puteada
La calaca le dijo muy ladina
No te sientas avergonzada
Todas entregamos el equipaje
A cualquier hijo de la fregada

Ya sintiéndose un poquito mareadas
Y pasaditas de cucharadas
Se hicieron de palabras
Y se mandaron a la chingada

La muerte le dijo Ya no te quiero aquí
Por borracha, puta y desgraciada.
Samantaha se fue a su cantón enojada.
Pero al rato siguió tan alegre y desparpajada
que se acostó en su camita y ya no recordó nada.

La muerte entre mentada y mentada
a la Samantha insultaba
y mejor siguió buscando
Quien siguiera la trasnochada.

Mi paisano

Lo conocí en una fiesta “exclusiva” que reunía a varias “personalidades” del “medio erótico” de Twitter y a la cual pagaron caballero...