Cuando me gusta un cliente.

Abrió la puerta y ¡Pum! ¡Wow! Me gusto, sí, me gusto el cliente. No era muy guapo, ni tenía el gran cuerpo, más bien era un chico ...