5 actos y acciones que me hacen llegar al éxtasis.

En primer lugar diré que soy una chica sencilla, aunque en algunos caso mis gustos son sofisticados, raros y a veces infantiles, como mi afición por Hello Kitty y las pelis de Disney,  la mayoría de las veces no me gustan las complicaciones y  algo de mi simpleza llega a mis gustos sexuales, mi mente aún no esta tan retorcida como para excitarme con prácticas fuera de lo normal. Así como a algunos les excita el dolor o ver a sus parejas con otras personas, diré que para ponerme hot me encanta el romance, aunque no se los diga a mis amantes, me gusta imaginar que con quien estoy teniendo sexo, en realidad me hace el amor tengo la sensación en el momento de ser cogida que quien disfruta conmigo sesiones de cama, es mi príncipe y yo su princesa. Bien, bien, debo confesar que mi imaginación vuela con los cuentos de hadas, las comedias románticas o peor aún   ahora por la época en la que vivimos con las narco novelas colombianas en donde el capo guapo esta super enamorado de la chavita buenona.... jajajaja, creo que sí, tengo la mente un poco desviada, en fin...
Pero bueno, a continuación enumero las cosas que me hacen explotar de placer, no son muchas como dije no soy de fantasías extrañas, no me gusta la violencia y pienso que el sexo se hizo para disfrutarlo, no para sufrirlo, aun siendo pagado, no encuentro placer en el dolor, ni en las acciones escatológicas. Y  después de tanto choro mareador, ahí les van las actos que me prenden, mojan y hacen que ponga los ojitos de huevo cocido: 

1. Los besos. El acto de cachondeo humano por excelencia comienza por un rico beso. Si no comienzo pegando mis labios y compartiendo saliba con mi chico ¿ton´s por donde empiezo? ¿cómo enciendo el switch? ¿cómo derretimos el hielo? Al besar me gusta empezar por suaves roces, después ir subiendo la intensidad hasta fudirnos en los mas afrancesados jamás dados. Los besos sirven para levantar el animo más desanimado combinado con el punto numero dos.

2. Las Caricias. Los sentidos que más calientan son el gusto y el tacto, esa sensación que se siente al saborear la piel de tu pareja esas ganas de comértela, se complementa con tocarla y acariciarla, la viste, la oíste, la oliste, pero ahora la tienes entre tus brazos. Ser acariciada con suavidad, con un dejo de ternura pero a la vez con esa sensación de deseo y saber que las manos con las que soy recorrida , también van a llegar a mis puntos eróticos mas escondidos, hacen que mi humedad haga su aparición. 

3. Que me besen los senos. Y llegamos a la parte del chupas muerdes o masticas... jajaja... Esto si me pone a mil. Que me besen, chupan y laman los pezones y pierdan su cara entre mis tetas, me pone lista para lo que venga, aún un pene gigante como los que tanto me prometen en las llamadas, jajaja. Cuando amamanto (sin leche claro) y soy masturbada a la vez, se puede notar un autentico encharcamiento en mi entrepierna. Así que amores, conmigo si pueden hacer multitasking, chupar, lamer, succionar, morder (ligerito), masturbarme. ¡wow! ¿quién dice que los hombres no pueden hacer varias cosas a la vez?

4. Sexo oral. Vamos bajando, si con el cachondeo en la tetas, ya estoy caliente, imagínense cuando bajan a mi clítoris es la gloria, la vida, la muerte, me voy, me vengo me retuerzo como lombriz, feliz en París bañada con limón y chile piquín. Definitivamente cuando unos labios tocan mi botoncito mágico, pierdo la cabeza con tanta explosión.

5. Ser poseída. Sí finalmente llega la culminación de los orgasmos múltiples, con el mega orgasmo que me provoca ser penetrada, embestida, poseída, llenada y disfrutada con un pene firme de carne humana masculina (sí, los de plástico son para los Forever Alones... jajaja) y que el dueño de ese pene se funda conmigo, para llegar juntos al éxtasis, no hay nada igual. 
Ya en este punto, mi personalidad de princesita cachonda, puede cambiar a vampiresa devoradora de penes... 

Estas fueron los actos que me hacen llegar al paraíso, como ven no es tanto show hacer feliz a una mujer en la cama, o al menos a una mujer como yo.
 Que ya cuando se tratan de mis clientes, ahí sí, la que tiene que dar placer soy yo, pero como no soy adivina, también me tienen que decir que los prende, pero si mis clientecitos divinos quieren hacerme feliz, pues aquí tienen unos tips facilisimos. Pronto les diré que me gusta hacerles a los que se dejan llevar.

Les mando muchos besos. Siganla pasando rico.

P.D. Siempre hay magia, placer y alegría en las cosas sencillas. 



Mi paisano

Lo conocí en una fiesta “exclusiva” que reunía a varias “personalidades” del “medio erótico” de Twitter y a la cual pagaron caballero...